El testimonio de Gaspar García Laviana

Gaspar García Laviana fue un sacerdote misionero den origen español dedicándose al desarrollo de las personas oprimidas y empobrecidas en la época de la dictadura de Somoza. Su legado lleno de fe, moralidad, honradez, preocupación por los demás y sigue siendo testimonio vivo y activo para todos nosotros de la Asociación de Mujeres Bahía Gaspar García Laviana.

Su origen

Gaspar nació en Las Roces, España, el 8 de Noviembre de 1941, en una familia minera. A sus doce años decidió ingresar en Valladolid en la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, donde estudió los primeros cursos; los finales los realizó en Logroño, donde recibió la ordenación sacerdotal, en el año 1966, tenía 25 años. En el mismo año 1966 fue enviado a una parroquia popular y de barrio en Madrid, donde da sus primeros pasos sacerdotales y realiza su experiencia pastoral como “cura obrero”. Fue un tiempo de mucha ilusión, trabajo, compromiso y dedicación.

En búsqueda del desarrollo de Nicaragua

Sus inquietudes sociales y misioneras le llevan en 1968 a Nicaragua, uno de los países más pobres del planeta. En el pequeño país centroamericano, en donde están instaladas las pequeñas comunidades de Tola, San Juan del Sur, en ese ambiente, Gaspar vio que la gente no tenía oportunidades de superación, no habían escuelas, ni caminos, no habían centros de salud, ni médicos, ni medicinas, entre otras necesidades básicas de la población. Comenzó a organizar a la gente para despachos con el Gobierno y con funcionarios del mismo, para que motivándoles con palabras del Evangelio de Jesús, pusieran de manifiesto un poco de conciencia social en favor del pueblo empobrecido por el Sistema: solicitó ayuda para construir escuelas y no encontró. Decidió que muchas búsquedas sin encontrar respuestas positivas a favor de su gente y su misión no podía limitarse solamente a evangelizar. Se fundió con sus campesinos: fue maestro, médico, amigo solidario, además de cura, porque no admitía la separación de esas obligaciones, aunque su entrega humana no fue entendida ni por la Iglesia ni por los propios campesinos, poco acostumbrados a cambios tan radicales. Su lucha contra la injusticia, explotación y corrupción de la dictadura somocista dio paso a la persecución del cruel gobierno de Somoza, que planificó y cumplió sacarlo del camino. A Gaspar se le hizo insostenible la situación y el peligro que le acecha por todas partes. Así decidió ausentarse por una temporada y regresó a Tuilla en donde su Familia, amigos y miembros de la Congregación le pidieron que no vuelva a Nicaragua pues su vida corría peligro. Decididamente contestó: “A la gente no se le puede dejar en el peligro”. “Si estás con ellos, lo estás para todo y para siempre”.

El cura guerrillero

Fotografía expuesta en la Clínica Previsional Gaspar García Laviana en Rivas

Fotografía expuesta en la Clínica Previsional Gaspar García Laviana en Rivas

Dejando un escrito en el arzobispado de Oviedo en el que denuncia la corrupción del régimen nicaragüense y las amenazas de muerte que había recibido, regresó a Nicaragua. Forzado por el somocismo, pasó a la guerrilla, incorporándose al Frente Sandinista de Liberación Nacional. Su paso a la guerrilla fue consecuencia de su rebeldía frente a la corrupta dictadura de Somoza, que dominó al pueblo durante 40 años. El día 11 de Diciembre de 1978 a las 05:30 de la mañana cayó abatido por las balas asesinas de Somoza, en una comunidad rural llamada “El Disparate” en el municipio de Cárdenas, ubicada al sureste de San Juan del Sur.

Frutos de su entrega

Hasta hoy en día en muchos ciudades y departamentos de Nicaragua escuelas, centros de salud, institutos y organizaciones no-gubernamentales llevan su nombre con agradecimiento, admiración y respeto. También la Asociación de Mujeres Bahía, formada por el pueblo rural, habitantes de estas comunidades, las que de manera voluntaria, rendimos un humilde homenaje, que encierra, nuestro agradecimiento, consideración y respeto y desde hace 20 años de manera voluntaria, recogimos su legado para continuar la lucha por el desarrollo de estas comunidades.

 

 

2 comentarios en “El testimonio de Gaspar García Laviana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s